Buscar

Shalom

Por Raquel Mello



SHALOM es una palabra hebrea que significa paz o bienestar. Se refiere a la paz entre dos partes, uno mismo con Dios, o con alguien más u otro país, así como a la paz o tranquilidad interior de una persona. Se utiliza para el saludo, como en español “hola” o “adiós”. Shalom vinculado con alechim significa completar, retribuir, compensar; el retorno al equilibrio, justicia y la igualdad integral. Shalom aleichem, es literalmente “La paz sea con vosotros”. Shalom quiere decir salud, humildad, amor, liberación, obediencia, misericordia, felicidad. Es un saludo lleno de amor, paz y bendición.


A Dios, en español, etimológicamente proviene de la palabra de despedida adiós, empleando frases como “a Dios encomiendo tu alma”, “a Dios te encomiendo”, “ve con Dios”, “hasta luego”.


La versión árabe es Salam y puede incluso utilizarse en Israel. Salam es un saludo de paz, utilizando en países árabes y musulmanes. Puede utilizarse en una frase más larga as-sālamu ‘alaykum, que significa “ que Dios te de protección y seguridad “. A esto se le puede contestar ‘wa-alaykumu s-salām”, que es también uno de los 99 nombres de Dios.


Es increíble cómo en distintas culturas se utilizan sinónimos para la misma intención de amor, paz y bendición.


Namasté proviene del sánscrito, lengua antigua de la India con 3,500 años de antigüedad. Viene del idioma hindi. Se utiliza en el saludo o despedida, para pedir, dar gracias, mostrar respeto o veneración y para rezar. Se acompaña normalmente de una inclinación de la cabeza, o reverencia, acompañado del Mudra o gesto de las manos abiertas y juntas en el centro del pecho, utilizado también en la religión católica y otras culturas. En Yoga se utiliza para saludar o despedirse, como una expresión de buenos deseos. Significa literalmente “yo te hago reverencia “. En Yoga se utiliza como “lo divino en mi saluda a lo divino que hay en ti”, en símbolo de unión.


El budismo, dice, según los textos, que con tal de que haya verdadera reverencia, el camino del Buda no caerá. Esto es, hasta que podamos reconocer completamente la bondad en otros, a través de una reverencia verdadera desde el corazón, podremos acercarnos al estado de iluminación de mente y cuerpo.


En japonés, el Mudra Namasté, con una reverencia más inclinada, se dice gasshô. En casi cualquier cultura, el saludo o la despedida es una expresión de cortesía o de amistad. En Japón el saludo consiste en una ligera inclinación de cabeza o una reverencia. Es un gesto de humildad y respeto ante la otra persona, en protocolo y forma.


Los mayas pensaban que todos formamos parte integral de un único organismo gigantesco. Según ellos, todo el reino vegetal, mineral, animal y cualquier partícula esparcida por el universo, son seres vivos con una conciencia evolutiva. Cuando los hombres despertemos y nos demos cuenta de ese organismo gigantesco, todas las relaciones están basadas en la tolerancia y la flexibilidad, se acabarán los juicios y los valores morales, pues el hombre sentirá a los otros hombres como otra parte de sí mismo. Ellos expresaban este sentido de unidad en un saludo diario: IN LAK-ECH, que significa “yo soy otro tú”, a lo que contestaban: HALA KEN, que significa “tú eres otro yo”. De hecho, en nuestra web de Soul Yoga presento otro blog hermosísimo, con la imagen de representación de este último saludo. Puedes visitarlo.


Mi corazón en júbilo abraza estos diferentes saludos como uno sólo, sin tiempo ni espacio, desde la neutralidad; evocando en mí un gran amor, paz y unión, sintiendo así un reconocimiento de almas.


SHALOM



14 vistas

© 2023 por BUENO PARA TI. Creado orgullosamente con Wix.com