© 2023 por BUENO PARA TI. Creado orgullosamente con Wix.com

Más de

Alejandro

Quiyono

  • Facebook Alejandro Quiyono
  • Instagram Alejandro Quiyono
  • YouTube Alejandro Quiyono
  • Twitter Alejandro Quiyono
Buscar

Pasión y Razón

Por Consuelo Ordaz


“Apetito sensible concupiscible,

vivo interés y admiración,

emoción intensa, entusiasmo insaciable,

deseo agonizante es la pasión.


Fuego que enciende y no se apaga

clímax que antecede a la calma,

inexplicable tiempo sin tiempo,

éxtasis etéreo, divino y eterno.


Es sentimientos fuertes,

que erizan cada poro de la piel.

Es amor, deseo y gozo,

elíxir inagotable de poder.


Y cuando fluye por mis venas,

nada me asusta, nada me frena,

tomo riesgos, venzo obstáculos,

transforma mi existencia en plena”.



La pasión es el fuego que nos lleva a alcanzar lo imposible. Es aquello que haces extraordinariamente bien y que además disfrutas heciendo. Es aquella emoción que hace que hiervan las venas, que deseamos sentir continuamente, que quisiéramos que no tuviera fin, es amor, gozo y deseo. Pero por otro lado la pasión podría llevarnos a emociones de odio, tristeza, y aversión. Es una línea muy delgada la que divide estos sentimientos opuestos. Y es que, así es la pasión, si no se cuida.


La razón es una guía que tenemos para tomar las mejores decisiones, tomando en cuenta opciones y alternativas, considerando muchos factores, para así buscar lo que sea más conveniente para nosotros, dadas ciertas circunstancias.


Pero, la pregunta inevitable es, pueden ir de la mano la pasión y la razón?

Es sano meterle la razón a la pasión en cierta medida. Al principio, cuando descubrimos que algo nos apasiona, es importante usar la razón como una guía para discernir si eso que sentimos que nos llama es bueno para nosotros.


O bien, si algo nos apasiona pero la razón nos dice que no es bueno, habrá que preguntarnos porqué, y escarbar a fondo para ver si es realmente algo que no nos conviene o mas bien es miedo a hacer algo distinto, miedo a salir de nuestra cueva, o de nuestra zona de comfort, porque a veces la razón nos cuida de más y no nos deja movernos más allá de lo que limitadamente conoce. Claro, si es muy obvio que no es bueno para nosotros, y nos afecta, es mejor hacerle caso a la razón.


Pero si no hay alarmas, dejemos que fluya la pasión, vimamos la pasión, seamos la pasión, pues eso es lo que le da sentido a la vida y, una vida sin pasión no es vida. No permitas que la razón te llene de juicios absurdos, ni que te impida disfrutar aquello que amas y gozas.


Sal de tu cueva, de tu segura zona de comfort y persigue tu pasión, y si aún no tienes una, permítete explorar, expande tus horizontes, búscala, está ahí, esperandote a que la encuentres.


Namaste.


Consuelo Ordaz



31 vistas