Buscar

Inocencia o Ingenuidad?

Por Ale Quirawa


Estamos en pleno diciembre, las tiendas, las calles y los hogares al fin se han homogenizado, en todos estallegando la navidad. Veo en las miradas inocentes la ilusión, se maravillan por la caída de la nieve falsa de los centros comerciales y por la carta a Santa Claus. Pareciera que el mundo entero hacemos un pacto de tregua para dejar de lado todo lo negativo y  por fin cantamos noche de paz, nos abrazamos y ¿Porquéno? Nos dejamos llevar por la cultura consumista donde demostramos esta vez con regalos cuanto amamos a los amados.


Nos vemos reflejados como un espejo en esas miradas y asumimos que todo lo que vemos en el exterior es nuestro interior; por lo tanto la visión inocente del mundo es la mirada del que no encuentra oscuridad en sí mismo, en el caso del adulto porque por un instante ha perdonado, ya se ha liberado. Ya no tiene miedo. Así como el niño que en su espera ansiosa puede jurar haber visto hasta a los renos volar.


Sin embargo no hemos sido programados para apoyar la inocencia, nos decimos unos a otros “eres demasiado inocente, tienes que actuar con malicia o te va a ir mal o… te van a engañar, van a abusar, se van a reír… ”, pero creo que esto viene de una confusión muy común, por desconocimiento o por libre elección. Confundimos la inocencia con la ingenuidad.


La inocencia es pura sabiduría. Nunca se debe evitar, sino que se ha de potenciar. Se debe alimentar. Es esa mirada del chiquillo a la que todo adulto quisiera regresar. Es actuar sin malicia, sin dolo y hasta sin picardía. El niño que no ve más que inocencia en su mundo, ausencia de miedo, por lo tanto, nada ni nadie tenía el poder suficiente para dañarle.


La inocencia también esta en aquella persona que se ha atrevido a ir a su sombra, que ha encarado sus miedos y con mucha valentía los ha podido pasar. Haentendido al fin que nada tiene que perdonar pues al final nada es personal y como dice el maestro Ruíz Soto… “Cada quien tiene sus mas profundos motivos para actuar como lo hace”. Como puedes ver la inocencia no es debilidad.


La fuerza más fuerte de todas es un corazón inocente.

Victor Hugo


En el otro extremo está el caso de la persona ingenua. Aquella que vive en la inconsciencia. La sutil diferencia, es la capacidad para cuestionar las cosas o cuestionarnos a nosotros mismos, y la decisión consciente de hacer algo.


El ingenuo no se cuestiona nada, se lo cree todo, se lo traga todo, actúa sin conciencia real de las situaciones y no se suele enterar de la dimensión de las consecuencias de lo que dice o lo que hace. Y obviamente cuando llegan las consecuencias el es la “Gran Víctima”.

Entonces hoy abraza a tu “Niño inocente” aquel que ha crecido con temor a ser lastimado, aquel que ha puesto mil bloqueos para ser amado y vivir libre. No será fácil, la mayoría de nosotros tenemos a nuestro niño inocente escondido muerto de miedo pero cuando lo dejamos salir, aunque sea por un minuto volvemos a vivir magia, a ser magos de nuestra propia realidad.


Dale voz a tu alma


Ale Quirawa




0 vistas

© 2023 por BUENO PARA TI. Creado orgullosamente con Wix.com